Skip to main content
Girls in Peacetime Want to Dance, Belle & Sebastian, reseña, #culturaquemadura

Música para empezar el año: el nuevo álbum de Belle & Sebastian

Si bien no hay bases científicas para asegurar que ayer fue el día más melancólico del año, el Blue Monday parece una fecha que cae como anillo al dedo para el lanzamiento oficial de Girls in Peacetime Want to Dance, el nuevo álbum del grupo escocés Belle & Sebastian.

Tras una espera de casi 5 años llega Girls in Peacetime Want to Dance, precedido de tres sencillos: The Party Line, que anuncia una apuesta llena de sintetizadores y bailable de la banda de Stuart Murdoch, Nobody’s Empire (incluida en nuestra lista de las mejores canciones del 2014) y The Cat With the Cream. En las últimas dos canciones Belle & Sebatian aborda la situación histórica y política de Escocia previa a la votación del año pasado, en la cual la población del país decidió finalmente permanecer como parte del Reino Unido.

Sin embargo, también se trata de letras muy íntimas, en las que Stuart Murdoch habla sobre situaciones tan personales como los problemas con el síndrome de fatiga crónica que marcaron su juventud o la admiración que siente por su esposa, la fotógrafa y documentalista Marisa Privitera. De alguna manera estas canciones ofrecen un cierre a la etapa que comenzó con el lanzamiento de The Life Pursuit(2006) y culminó con el estreno de la película musical God Help the Girl (2014), escrita y dirigida por el propio Stuart Murdoch.

Sin embargo no sólo el vocalista brilla en la nueva producción de Belle & Sebastian. “Perfect Couples” es la aportación más destacada en años del guitarrista Stevie Jackson y la voz de Sarah Martin suena mejor que nunca en “The Power of Three”, “The Book of You” y “Enter Sylvia Plath”, las tres canciones donde resaltan también los sintetizadores. En esta ocasión hay de nuevo un dueto con una invitada: Dee Dee Penny, vocalista de Dum Dum Girls, acompaña a Stuart Murdoch en “Play for Today” para unirse a Carey Mulligan y Norah Jones en la lista de colaboradoras anteriores de Belle & Sebastian.

Belle & Sebastian había experimentado con una instrumentación muy diversa desde Tigermilk (1996), su primer disco, donde “Electronic Renaissance” recordaba a “Procession“, sencillo de los primeros años de New Order. A lo largo de su carrera, Belle & Sebastian nunca ha dejado de recurrir a los sintetizadores pero hasta ahora, en Girls in Peacetime Want to Dance, es que aparecen como eje melódico de muchas canciones. Aunque se alejan de su lado más folk, que muchos de sus seguidores añoran, sin duda en el nuevo disco de Belle & Sebastian hay una evolución que se identifica con sus raíces menos notorias.

No resulta extraña la coincidencia: Belle & Sebastian terminó lanzando su nuevo disco (si aún vale el término, aunque sea por nostalgia) un día bautizado por muchos como Blue Monday, igual que la emblemática canción de New Order, aunque la melancolía le abre paso a estados de ánimo más luminosos en Girls in Peacetime Want to Dance, no en vano “Ever Had a Little Faith?” promete “You will flourish like a rose in June”. Quizá Stuart Murdoch y compañía hayan logrado, al fin, sonar un poco más a una mezcla de ABBA con New Order y Bob Dylan.

Eliud Delgado

2 ideas en “Música para empezar el año: el nuevo álbum de Belle & Sebastian