Skip to main content

Volver al 2015

El DeLorean llevó a Marty McFly, interpretado por Michael J. Fox, de 1985 al año 2015. El protagonista de Volver al futuro se encontró con patinetas voladoras, tenis que se amarraban solos y chamarras capaces de secarse y cambiar de talla en automático. ¿Qué predicciones de Volver al futuro se cumplieron? ¿Cuáles no?back-to-the-future-part-ii-original

La segunda entrega de Volver al futuro se estrenó en 1989 y acertó sobre algunas cosas que son parte de la vida diaria en 2015. Las televisiones de pantalla plana y las videollamadas son algunas de las cosas que logró predecir la cinta de Robert Zemeckis. “Nadie me llama gallina”, le dice Marty McFly  a Needles en videoconferencia a través de una televisión inteligente, usando algo parecido al Skype de la actualidad.

Volver al futuro también atinó a vaticinar la tecnología biométrica. En la película, los personajes son identificados cuando escanean sus ojos. Actualmente el escaneo del iris se utiliza en muy pocas ocasiones pero es muy común usar las huellas digitales para desbloquear celulares. Tampoco hay que olvidar el cine en 3D, que ha avanzado mucho pero aún requiere lentes especiales. Marty se lleva un susto cuando ve, en 3D, un anuncio de Tiburón 19.

Por fortuna no hubo tantas secuelas de Tiburón ni se ha impuesto la moda de la corbata doble. Entre otras de las cosas que falló en predecir Volver al futuro están los autos y las patinetas capaces de volar. Hubo un intento de fabricar las patinetas que todavía no ha dado frutos satisfactorios.  Es de entenderse, pues incluso en la película la patineta tenía limitaciones al no poder levitar sobre el agua.

back-to-the-future-hoverboard

Los tenis que se amarran solos aún no llegan, aunque están en desarrollo. Sin embargo, también hay tecnología que aparece en Volver al futuro pero en el 2015 real se encuentra obsoleta. Tal es el caso del fax y los teléfonos públicos, que no han desaparecido pero se usan mucho menos que en 1985, ya que sus funciones han sido sustituida por los teléfonos inteligentes y el correo electrónico.

 Staff