Skip to main content
Sylvia Plath: 6 canciones para 83 años, #culturaquemadura

Sylvia Plath: 6 canciones para 83 años

Sylvia Plath, poeta y novelista nacida el 27 de octubre de 1932 en la ciudad estadounidense de Boston,  cuenta en sus diarios que “detestaba los cumpleaños”. Durante su estancia en la prestigiosa colonia Yaddo para escritores, la autora redactó una estremecedora secuencia lírica “Poem for a Birthday, donde cuenta sus batallas con la depresión, como el tratamiento de electroshock al que fue sometida tras una crisis nerviosa que tuvo a los veintiún años y desembocó en un intento de suicidio. La mañana del 11 de febrero de 1963 —con treinta años cumplidos, un divorcio tormentoso y luego de haber terminado su libro Ariel Sylvia Plath se asfixió a sí misma con gas la cocina del departamento en la planta alta del número 23 de Fitzroy Road, en el barrio londinense Primrose Hill; la propiedad formaba parte de una casa donde décadas antes vivió el irlandés, también poeta, William Butler Yeats.

El reconocimiento que la poesía de Sylvia Plath no recibió en vida llegó con la atención extraliteraria que generó su deceso, tras el cual le sobrevivieron sus hijos: Frieda Hughes, de entonces dos años, quien en la actualidad es pintora además de escritora, y Nicholas Hughes, quien apenas acababa de cumplir un año y de adulto fue zoólogo pero  también suicida. Al momento de su deceso, Sylvia Plath había publicado tan sólo un libro de poemas y una novela semiautobiográfica, La campana de cristal, bajo el seudónimo de Victoria Lucas. Sus diarios, otros cuatro libros de poesía y dos antologías personales fueron publicados bajo el cuidado de edición de Ted Hughes —quien legalmente aún era su esposo aunque estaban separados al momento del suicido—; la decisión de la familia y la editorial Faber & Faber que no estuvo exenta de polémica pues el escritor se tomó la libertad de eliminar material donde Plath menciona al último poeta laureado del Reino Unido en ostentar el cargo de manera vitalicia. Fue hasta después de que falleció Ted Hughes, en 1998, que se publicó una edición integra que contiene los primeros años de los diarios de Sylvia Plath. La escritura de la poeta estadounidense está ligada de manera inseparable a su propia experiencia personal, debido a su naturaleza confesional influenciada por Dylan Thomas pero sobre todo por Robert Lowell, quien dirigía un taller literario al que Sylvia Plath asistió durante 1958 y donde coincidió con Anne Sexton, tanto en espacio y tiempo como en poética. La imagen de Sylvia Plath como icono cultural ha inspirado lo mismo numerosas biografías, incluso llevadas al cine, estudios literarios con perspectiva de género y muchísima música. A continuación una lista de las canciones más interesantes sobre Sylvia Plath.

Sylvia Plath, de Ryan Adams

Ahora famoso por haber lanzado este año sus versiones indie de todo el álbum 1989 de Taylor Swift y anteriormente por haber revitalizado Wonderwall de Oasis, Ryan Adams es, además de excelente para hacer covers, un buen compositor. La canción sobre Sylvia Plath, que lleva por título el nombre de la poeta, se encuentra en el terreno de la idealización al presentar a la autora como un tipo de mujer, en lugar de hablar sobre ella o sus poemas. Pero por otro lado, es cierto que el personaje ideal que describe Ryan Adams acierta a trazar algunas de las características principales de la escritora, quien de manera constante viajaba, casi siempre bajo el auspicio de becas académicas, como la Fulbright que le permitió estudiar en la Universidad de Cambridge, o a la creación artística, como la ya antes mencionada estancia en la colonia creativa Yaddo. Por otra parte, de manera muy sutil, Ryan Adams sugiere en la canción, incluida en el album Gold (2001), algunas características de la depresión severa que padecía su compatriota, como actos impulsivos o dormir una semana entera.

Colossus, de Of Montreal

La ecléctica banda de indie pop glam, liderada por el excéntrico Kevin Barnes, proviene de Athens, Georgia a pesar de que su nombre refiere a una ciudad de Québec, Canadá. La canción “Colossus”, inspirada por el primer poemario de Sylvia Plath, The Colossus & other poems, mezcla referencias tanto personales como poéticas de la escritora con las del propio Barnes (quien ha hecho de su historial psiquiátrico un tópico recurrente en las canciones de Of Montreal). “Colossus” se incluye en el álbum Lousy with Sylvianbriarque Of Montreal lazó en 2013.

Lady Lazarus, de Manic Street Preachers

La banda de rock galesa escribió esta canción a manera de respuesta y homenaje al famoso poema “Lady Lazarus”, incluido en el libro Ariel, donde Sylvia Plath narra sus intentos fallidos de suicidio pero también afirma que tras sobrevivir a cada encuentro con la muerte resurge y “Sobre las cenizas/me elevo con mi cabello rojo/y devoro hombres como aire”. El lado B del sencillo “Send Away the Tigers” incluye también una introducción hablada donde la escocesa Carol Ann Duffy —a la vez la primera mujer y la primera persona abiertamente homosexual en ostentar el cargo de Poeta Laureada de Inglaterra— lee completo su breve poema “Words Wide Night”. De esta manera, el poco conocido track de los Manic Street Preachers reúne un poco de todos los rincones del Reino Unido e incluso de la poesía contemporánea en legua inglesa dentro una sola canción que bien pudo haber sido el lado A del sencillo.

Enter Sylvia Plath, Belle & Sebastian

Incluida en el reciente Girls in Peacetime Want to Dance del grupo de indie alternativo escocés, la canción es cantada a dueto por Stuart Murdoch y Sarah Martin. Como en muchas canciones de Belle & Sebastian hay personajes, en este caso un muchacho que evoca a Sylvia Plath idealizando la condición de creadora de la poeta y también sus condición psiquiátrica hasta que la voz de Sylvia Plath le advierte que no sabe lo que está pidiendo. Al final el personaje de Stuart Murdoch le ofrece a Sylvia Plath la posibilidad de compartir su fe a cambio de aprender su oficio, que es la poesía misma.

Butterfly, de Tori Amos

La cantautora reelaboró el poema Daddy, polémico por la apropiación que Sylvia Plath hace del Holocausto para expresar los resentimientos que sentía hacia su padre, Otto Plath, de origen alemán. La canción de Tori Amos hace extensivo el reclamo de Sylvia Plath a todas las figuras de autoridad masculinas que mantienen a la mariposa, que la representa, “seca y enmarcada”. La canción se incluye en el soundtrack de la película Higher Learning (1995).

The Bell Jar, de The Bangles

Basada en la novela The Bell Jar de Sylvia Plath que se publicó primero bajo seudónimo un mes antes del suicidio de la autora y años después bajo su nombre real. La banda de rock pop ochentera narra a grandes rasgos lo que le sucede a Esther Greenwood en la novela basada en las propias experiencias de juventud de Sylvia Plath. The Bangles incluyeron esta canción en su disco Everything de 1988.

Bonus: Do not go gentle into that good night, de Dylan Thomas y John Cale

Dylan Thomas también nació en esta fecha, pero en 1914, y era querido “más que la vida misma” por Sylvia Plath, según sus diarios. Incluso en 1950 Sylvia Plath estuvo a punto de conocer al poeta galés famoso por su musical manera de recitar. La oportunidad no se repitió y Thomas falleció en Nueva York en 1953, durante una gira parecida a la que tuvo tres años antes, de una congestión alcohólica. Cuenta la leyenda que sus últimas palabras fueron “he bebido 18 vasos de whisky, creo que es todo un récord”.

En 1989, John Cale, ex integrante de Velvet Underground, grabó su disco Words for the Dying, producido por Brian Eno, que consta de una suite y canciones compuestas para coro y orquesta sinfónica entre las que incluye dos musicalizaciones de poemas de Dylan Thomas: “Lie Still, Sleep Becalmed”  y la famosa elegía para su padre “Do Not Go Gentle into that Good Night”.

Eliud Delgado