Skip to main content
El-idioma-de-la-melancolia

Smashing Pumpkins: el idioma de la melancolía

Era la última década de un siglo convulso y un muchacho nacido junto a un lago estaba obsesionado con “usar el verdadero lenguaje de la gente” y a la vez agregarle “cierto colorido de la imaginación, bajo el cual las cosas ordinarias deberían mostrarse a la mente con un aspecto inusual”. Algunos versos sobre un amor perdido ante la muerte y otros tantos sobre la nostalgia de regresar a su región lacustre natal, tras años de viajar por el mundo, harían que se considerara a su obra “pathos puro”, como describía John Keats alguno de los “Poemas para Lucy” de William Wordsworth (de cuyo “Preface to the Lyrical Ballads” provienen las citas). El hecho de que se pueda decir lo mismo de William Patrick Corgan, el motor creativo al frente de los Smashing Pumpkins, que del poeta más emblemático de la primera generación de la poesía romántica inglesa no es una serie de coincidencias que comienza con el nombre de ambos y continúa en abundantes detalles como sus vínculos afectivos con ciertos lagos o que publicaron a la misma edad su obra cumbre* sino —parafraseando a Keats— tradición pura.

(más…)

peter_von_danzig_1462

Entre lienzos y bandidos: Paweł Beneke, el primer ladrón de arte internacional

Pawel Beneke
Entre lienzos y bandidos: Paweł Beneke, el primer ladrón de arte internacional

Paweł Beneke, originario de Danzig, ciudad que en el siglo XV formaba parte de la Liga Hanseática, fue de alguna manera un pirata antes de que hubiera piratas, un poco vikingo cuando ya habían pasado de moda y pionero en el robo de arte cuyo legado sobrevivió incluso a la destrucción casi completa y cambio de nombre de su ciudad natal. Esta es la historia de su encuentro con una pintura cuya fama quedó por siempre vinculada a la del ladrón o héroe, odiado en otras regiones, condenado incluso por el Papa, pero celebre en su ciudad natal en la actualidad llamada Gdánsk y parte de Polonia.

(más…)

Entre lienzos y bandidos: La sonrisa que separó a Picasso y Apollinaire, #culturaquemadura

Entre lienzos y bandidos: La sonrisa que separó a Picasso y Apollinaire

Dos amigos se reúnen. Esta vez, ambos artistas, no van a compartir una comida o una botella de vino mientras hablan sobre el último cuadro de aquel que es pintor o el libro más reciente del escritor. La policía de París los detuvo para que declararan sobre el robo de La Gioconda, de Leonardo Da Vinci, que desapareció del Museo de Louvre el 21 de agosto de 1911. Pablo Picasso y Guillaume Apollinaire son los principales sospechosos luego de las pesquisas iniciales. No será fácil para los aún jóvenes creadores convencer a las autoridades de su inocencia, pues en cuanto supieron del robo hicieron llegar al museo unas esculturas ibéricas —de las cuales los dos sabían el origen ilícito— extraídas del famoso recinto parisino. La policía francesa interrogó a Apollinaire y luego llamó a Picasso para hacerlos declarar en conjunto sobre el que pasaría a la historia como uno de los robos de arte más famosos del siglo XX. El interrogatorio marcaría la amistad de Picasso y Apollinaire pero no resolvería el misterio sobre el paradero de la pintura realizada por Da Vinci entre 1503 y 1519. El episodio, lleno de enredos, también tendría una influencia en la carrera de Picasso y en el desarrollo del cubismo, en específico de una de las pinturas más famosas de la corriente artística creada por el pintor malagueño.

(más…)

Entre lienzos y bandidos: El robo al Museo Isabella Stewart Gardner

Museo Isabella Stewart Gardner
Museo Isabella Stewart Gardner

La pintura sobresale entre las artes plásticas por el exhorbitante valor monetario que pueden llegar a alcanzar las obras. Apenas en febrero de este año se vendió ¿Cuando te casas? (Nafé Faaipoipo), pintada en 1892 por Paul Gauguin, en aproximadamente $300 millones de dólares dentro de una venta privada. En mayo pasado la casa de subastas Christie’s, de Nueva York, cerró en $179.4 millones de dólares una transacción entre dos coleccionistas privados por Les Femmes d’Alger (Version O), pintada por Pablo Picasso en 1955. Las millonarias sumas que se pagan por pinturas de grandes artistas han provocado que, desde hace siglos, las obras de arte sean el blanco de los amantes de lo ajeno.

Hay pinturas que se han vuelto famosas gracias en parte a los hurtos en que se han visto involucradas. Es el caso de La Mona Lisa, víctima de un famoso atraco al Museo de Louvre en 1911, o el de El grito de Edvard Munch, del que existen cuatro versiones, dos de las cuales han sido robadas de la Galería Nacional de Oslo y del Museo Munch, también en la capital noruega, en 1994 y 2004 respectivamente. Tras la extracción ilegal de la primera versión de El grito, los ladrones pidieron un rescate millonario al gobierno de Noruega como si se tratara de un secuestro. Pero hay otras oscuras razones que motivan el hurto pictórico. De acuerdo con Geoffrey Kelly, agente del equipo especializado en robo de arte del FBI, los cuadros robados pueden ser vendidos a coleccionistas de arte privados, usarse para lavar dinero o como moneda de cambio en grandes transacciones ilegales de contrabando, pues “es muy difícil meter $100 millones de dólares en varios portafolios, pero con una obra de arte puedes sostener $50 millones en una sola mano. El arte es valioso y fácil de transportar”. Por otra parte, el robo de obras plásticas es un crimen con castigos muy poco severos en la mayor parte del mundo.

Esta primera entrega de Entre lienzos y bandidos con uno de los mayores casos, aún sin resolver, en el crimen del arte: el robo al Museo Isabella Stewart Gardner. Este museo localizado en la ciudad de Boston, Massachusetts es hogar de una colección de más de 2,500 obras de arte donde destacan las pinturas renacentistas europeas y del Siglo XIX. Fundado en 1903 por la acaudalada coleccionista que le dio nombre al museo y albergado en la mansión Fenway Court —diseñada para tener la apariencia de un palacio veneciano renacentista— el Museo Gardner también es el escenario de uno de los misterios más grandes en la historia del hurto de pinturas.   (más…)

Andy Warhol: en el principio fueron los gatos

Warhol

Andy Warhol fue la mente tras una de las imágenes más famosas del Siglo XX: una lata de sopa donde convergen sus obsesiones por la cultura de consumo y la reproducción industrial. La elocuencia era también uno de los dones de Warhol, frases como “El arte es aquello que puede salirse con la suya” o “En el futuro todos tendrán 15 minutos de fama” parecen describir aún el mundo del arte (y las diversas formas de farándula) incluso mejor que cuando aún vivía el artista nacido en Pittsburg .

Andy Warhol creó su obra gráfica de una manera que la hace al mismo tiempo arte pero también un producto. La creación de las serigrafías, fotografías y pinturas de Warhol siempre incluían procesos donde intervenían numerosos colaboradores y aprendices que se reunían en el estudio The Factory, en Nueva York. Además, The Factory fue durante las décadas de los sesenta y setenta un punto de reunión para celebridades y artistas de todas las disciplinas. Ahí se podía encontrar a Bob Dylan, Edie Sedgwick,  Salvador Dalí,  Allen Ginsberg, Elizabeth Taylor o a los Rolling Stones en un ambiente creativo pero sobre todo festivo y liberal.
(más…)

esto-no-es-una-lista-sobre-arte

Esto no es una lista sobre arte: 5 surrealistas (que no son Frida Kahlo o Salvador Dalí)

Tras casi un siglo su fundación, a mediados de la década de 1920 en Francia, el surrealismo se mantiene como una de las vanguardias artísticas más reconocibles y con mayor influencia de entre las que surgieron a principios del siglo XX. La propuesta surrealista fue una continuación del dadaísmo, el cual también abrazaba el antirracionalismo y estuvo influenciad0 por las teorías de Sigmund Freud. Fue en 1917 que Guillaume Apollinaire inventó el término surrealismo para describir un espectáculo de ballet, escrito en colaboración por Pablo Picasso, Léonide Massine, Jean Cocteau y Erik Satie. Siete años después el escritor André Breton retomó la palabra para su vanguardia que en inicio fue literaria: el Manifiesto del Surrealismo de 1924, y así fundó un movimiento que dirigió con no pocas raciones de un recelo casi absolutista.  (más…)

Historias urbanas: La Colonia del Valle

Historias urbanas: La Colonia del Valle #culturaquemadura

La Ciudad de México esconde historia en cada esquina, cruce o calle. Continuando con la iniciativa de abordar los espacios urbanos, dedicamos este artículo a una de las colonias más viejas, la Colonia del Valle. Ubicada en la actual Delegación Benito Juárez sus inicios se remontan a la época mexica, como bien lo atestiguan el basamento piramidal de San Pedro de los Pinos y la población de Mixcoac (serpiente de nubes), que al parecer era tributaria de la Gran Tenochtitlán proveyéndola de legumbres, frutas y flores. (más…)

5 geniales cómics sin superhéroes

5 geniales cómics sin superhéroes

Los cómics parecen incluir superhéroes como un ingrediente tan inherente, para algunas personas, como el azúcar al café. El actual éxito de adaptaciones televisivas y cinematográficas de cómics protagonizados por seres con poderes sobrehumanos parece confirmarlo. Sin embargo —como al mejor café no le hacen falta endulzantes— recuerdo que algunas de las viñetas que más he disfrutado no pertenecen a DC ni a Marvel y tampoco cuentan historias de cómo algún extraterrestre adoptado por granjeros del medio oeste de Estados Unidos, un grupo de mutantes o el huérfano , genio y millonario, heredero de una empresa armamentista, salvan al mundo.

Aunque los superhéroes nos encantan, el arte secuencial puede contar también otro tipo de historias. Quizá uno de los ejemplos más populares sea The Walking Dead, de Robert Kirkman. Hay otros más, que van del realismo —casi documental— a las fantasías más complejas de proporciones mitológicas. Al igual que en el internet también hay perros (y no sólo gatos) adorables o algunas bebidas calientes saben mejor sin azúcar, también hay excelentes cómics protagonizados por personajes sin superpoderes (además de Kick-Ass y Batman), a continuación 5 geniales cómics sin superhéroes. (más…)

Landscapes of the Mind: de la oscuridad a la vanguardia

Landscapes of the Mind: de la oscuridad a la vanguardia #culturaquemaduraEste fin de semana, para ser más preciosos el 21 de junio, concluye la exposición Landscapes of the Mind. Paisajismo británico. Colección Tate. 1690-2007 en el Museo Nacional de Arte (MUNAL); la muestra pictórica es uno de los eventos culturales más ambiciosos que se realizan de este lado del Atlántico dentro del marco del año dual entre el Reino Unido y México. A lo largo de las 111 piezas de la exposición —cuya curaduría está a cargo de Richard Humphreys— el protagonista sugerido es el paisaje en la pintura británica pero hay más de una historia que se cuenta en la sucesión de cuadros, que incluye obras de J. M. W. Turner, Thomas Gainsborough, John Constable y David Hockney. Vayamos pues y hagamos nuestro recorrido. (más…)

Joyce-Svevo

Bloomsday: de la amistad y las ciudades

Bloomsday: de la amistad y las ciudades #culturaquemadura
James Joyce e Italo Svevo

En Trieste, cuando aún era la ciudad más cosmopolita del Imperio Austrohúngaro, Ettore Schmmitz concibe una nueva fórmula de pintura que protege el fuselaje de los barcos de la corrosión y la adhesión de percebes. A través de relaciones familiares y sociales, Schmmitz se une a una empresa veneciana donde supervisa la producción de su invento. Los venecianos pronto consiguen contratos con diversas empresas marítimas y en especial de fuerzas navales de todo el mundo, entre las que destaca la Marina Real Británica. Entonces deciden abrir una nueva oficina en Londres, de la que estará a cargo Schmmitz. En 1907, el empresario judío decide que para su nuevo puesto necesitará estudiar inglés, una lengua que no desconoce pero que definitivamente domina menos que el alemán o el italiano. Su profesor de inglés, un expatriado irlandés de 25 años (dos décadas menor que Schmmitz), comienza a tener conversaciones con él que le recuerdan que su verdadera pasión no es hacer negocios con pintura para barcos sino la literatura. El profesor de inglés, James Joyce, lee Una vida y Senectud, las dos novelas que Schmmitz hasta el momento había publicado para el olvido bajo el seudónimo de Italo Svevo.

(más…)