Skip to main content
Lucidez y estética del trolleo: Sumisión, de Michel Houellebecq

Lucidez y estética del trolleo: Sumisión, de Michel Houellebecq

El bufón piensa que es sabio, pero el hombre sabio se reconoce como bufón.
William Shakespeare

Michel Houellebecq (Isla de la Reunión, 1956) ha sido a lo largo de su carrera literaria acusado de misógino, de racista, de apólogo de la explotación sexual infantil y de copiar artículos de Wikipedia en sus libros sin citar la fuente. El de islamófobo sería tan sólo uno más en la extensa lista de adjetivos que pareciera recibir con agrado el novelista francés, para quien la corrección política existe únicamente como un reto a vencer. Indignarse ante las opiniones de Houellebecq sería caer en las trampas que, con sutil cuidado, ha ido tendiendo a lo largo de los años. A la vez, sería pasar por alto uno de los grandes proyectos de su obra literaria: la creación del autor como un personaje bien definido y caracterizado, con su propia evolución narrativa, cuya presencia y performance siempre flotan sobre la trama de cada novela. Michel Houellebecq es un provocador sin miramientos creado por Michel Thomas (su nombre real), que al escribir cada libro parece elegir nuevos blancos para —al igual que sucede en las redes sociales— trollear y así escalar un peldaño más en la escalera del reconocimiento literario. Para el implacable Michel Houellebecq, el proceso mismo no escapa a la mofa. En su más reciente novela, Sumisión (Anagrama, 2015), el trolleo del narrador apunta hacia el Islam pero sólo en apariencia, porque en realidad nunca juega con fuego. Se puede no estar de acuerdo con él, pero su visión sin duda arroja luz sobre las problemáticas que señala, en esta ocasión la presencia del Islam en Europa. (más…)