Skip to main content
Lewis Carroll: la aventura de la literatura infantil

Lewis Carroll: la aventura de la literatura infantil

Con frecuencia se suele decir que una persona tiene talento, o al menos facilidad, para el arte o las ciencias como opciones autoexcluyentes. Resulta casi cotidiano asumir que el razonamiento lógico está desligado de la creatividad artística o que ésta no tiene cabida en el rigor de las disciplinas que generan conocimiento a partir de la precisión de datos y la aplicación del método cientifico. La distinción tajante es en realidad relativamente reciente, tanto como la modernidad inaugurada por la revolución industrial y la adopción en muchos países de la democracia como forma de gobierno a finales del siglo XVIII y principios del XIX.

NPG P7(26),Lewis Carroll (Charles Lutwidge Dodgson),by Lewis Carroll (Charles Lutwidge Dodgson)
Selfie (sin selfie stick) de Lewis Carroll

Sin embargo, existen creadores cuyas inquietudes tanto artísticas como científicas derriban las barreras invisibles entre áreas del conocimiento que la modernidad occidental asumió como opuestas. Dentro de la literatura se puede hablar en ese sentido de las profundas raíces matemáticas que ostentan algunos cuentos de Jorge Luis Borges —como “El Aleph”o “El jardín de los senderos que se bifurcan”— pero también hay autores cuya dualidad profesional pone en duda la incompatibilidad entre la capacidad para la creación literaria y la labor científica. Es el caso de Charles Lutwidge Dodgson, diácono de la Iglesia Anglicana así como profesor de lógica y matemáticas en Christ Church College de la Universidad de Oxford. Nacido el año de 1832 en Cheshire, Reino Unido y mejor conocido por su seudónimo Lewis Carroll, bajo el cual dio a conocer un par de libros que cambiaron para siempre la idea de la literatura infantil y juvenil: Alicia en el país de las maravillas y Alicia a través del espejo, el primero de los cuáles hoy cumple 150 años de su publicación inicial. (más…)

Alfred Hitchcock

Alfred Hitchcock: el amo de las adaptaciones libres

Alfred Hitchcock nació el 13 de agosto de 1899 en Essex, Inglaterra y dirigió su primera película a los 22 años. Pero no fue hasta el quinto filme en que participó y tercero que logró dirigir —The Lodger: A Story of the London Fog (1927)— que, con las andanzas de un enigmático asesino serial muy parecido a Jack el Destripador, tuvo por fin éxito en taquillas y comenzó a definir su característico estilo. El fetichismo, la relación entre el placer y la muerte, el humor negro, los cameos del propio director, las tomas con ángulos estremecedores y la iluminación claustrofobia son elementos del sello particular que convirtió a Hitchcock en el Amo del Suspenso.

A lo largo de su fecunda carrera como director de cine, que atravesó tanto el océano Atlántico de Londres a Hollywood como ese otro mar alebrestado que fue la transición del cine mudo al sonoro, Alfred Hitchcock adaptó a la pantalla diversas novelas y cuentos. Estas adaptaciones siempre tuvieron, más que fidelidad a los textos literarios, un tratamiento distintivo de las películas de Hitchcock que en ocasiones les dio una nueva dimensión y lograron superar a las historias escritas. A continuación les presentamos una lista de los autores cuyos libros Alfred Hitchcock adaptó al cine.  (más…)