Skip to main content

Cervantes y el Quijote: Cuatro siglos y mucho camino por recorrer

504x504-cervantes-unbranded

De acuerdo a la lógica de la tradición hispana, que acostumbra nombrar a los niños según el santoral, Miguel de Cervantes habría nacido el 29 de septiembre de 1547 en Alcalá de Henares. Protagonista de andanzas por Italia, herido con consecuencias de por vida en la batalla de Lepanto de 1571 —entre el Imperio Otomano y una coalición encabezada por los Estados Pontificios y el Reino de España—  y preso en Argel de 1575 a 1580, luego de que la galera en la cual se dirigía de Nápoles a España fuera capturada por una flota turca, la biografía de Cervantes es ya una historia de viajes y aventuras dignas de recordarse. Pero las travesías y aventuras que harían celebre al Manco de Lepanto serían las de Don Quijote, el hidalgo “seco de carnes, enjuto de rostro” que de leer tantos libros de caballería se asumiría él mismo un caballero andante. Montado sobre Rocinante y acompañado de su escudero Sancho Panza, Alonso Quijano saldría  a recorrer el mundo convencido de que éste era como lo imaginaba y lograría convencer a muchos de que su fantasía era real. Así, en dos volúmenes, El ingenioso hidalgo don Quijote de la Mancha (1605) y El ingenioso caballero don Quijote de la Mancha (1615) Cervantes fundó la novela moderna. (más…)

auden

W. H. Auden: “Ya, cuéntame la verdad del amor”

Wystan Hugh Auden (York, Inglaterra, 1907-1973, Viena, Austria), es uno de los poetas más conocidos de la segunda generación del Modernismo literario en lengua inglesa. En 1946 adoptó la nacionalidad estadounidense y en 1963 recibió en Premio Nobel de Literatura. Además de escribir poesía, fue autor de ensayos tanto literarios como académicos. A partir de la década de 1930 su verso tomó un tono coloquial que lo colocó como uno de los escritores más importantes de su época.

Ya, cuéntame la verdad del amor

Hay quienes dicen del amor que es un niño pequeño

y otros que aseguran es un ave;

hay quienes dicen que hace girar al mundo,

otros que eso es absurdo;

y cuando le pregunté al vecino de junto,

pues parecía saberlo,

su esposa se quedó, de hecho, muy confundida

y dijo que preguntar no serviría de nada. (más…)