Skip to main content
Lucidez y estética del trolleo: Sumisión, de Michel Houellebecq

Lucidez y estética del trolleo: Sumisión, de Michel Houellebecq

El bufón piensa que es sabio, pero el hombre sabio se reconoce como bufón.
William Shakespeare

Michel Houellebecq (Isla de la Reunión, 1956) ha sido a lo largo de su carrera literaria acusado de misógino, de racista, de apólogo de la explotación sexual infantil y de copiar artículos de Wikipedia en sus libros sin citar la fuente. El de islamófobo sería tan sólo uno más en la extensa lista de adjetivos que pareciera recibir con agrado el novelista francés, para quien la corrección política existe únicamente como un reto a vencer. Indignarse ante las opiniones de Houellebecq sería caer en las trampas que, con sutil cuidado, ha ido tendiendo a lo largo de los años. A la vez, sería pasar por alto uno de los grandes proyectos de su obra literaria: la creación del autor como un personaje bien definido y caracterizado, con su propia evolución narrativa, cuya presencia y performance siempre flotan sobre la trama de cada novela. Michel Houellebecq es un provocador sin miramientos creado por Michel Thomas (su nombre real), que al escribir cada libro parece elegir nuevos blancos para —al igual que sucede en las redes sociales— trollear y así escalar un peldaño más en la escalera del reconocimiento literario. Para el implacable Michel Houellebecq, el proceso mismo no escapa a la mofa. En su más reciente novela, Sumisión (Anagrama, 2015), el trolleo del narrador apunta hacia el Islam pero sólo en apariencia, porque en realidad nunca juega con fuego. Se puede no estar de acuerdo con él, pero su visión sin duda arroja luz sobre las problemáticas que señala, en esta ocasión la presencia del Islam en Europa. (más…)

Cervantes y el Quijote: Cuatro siglos y mucho camino por recorrer

504x504-cervantes-unbranded

De acuerdo a la lógica de la tradición hispana, que acostumbra nombrar a los niños según el santoral, Miguel de Cervantes habría nacido el 29 de septiembre de 1547 en Alcalá de Henares. Protagonista de andanzas por Italia, herido con consecuencias de por vida en la batalla de Lepanto de 1571 —entre el Imperio Otomano y una coalición encabezada por los Estados Pontificios y el Reino de España—  y preso en Argel de 1575 a 1580, luego de que la galera en la cual se dirigía de Nápoles a España fuera capturada por una flota turca, la biografía de Cervantes es ya una historia de viajes y aventuras dignas de recordarse. Pero las travesías y aventuras que harían celebre al Manco de Lepanto serían las de Don Quijote, el hidalgo “seco de carnes, enjuto de rostro” que de leer tantos libros de caballería se asumiría él mismo un caballero andante. Montado sobre Rocinante y acompañado de su escudero Sancho Panza, Alonso Quijano saldría  a recorrer el mundo convencido de que éste era como lo imaginaba y lograría convencer a muchos de que su fantasía era real. Así, en dos volúmenes, El ingenioso hidalgo don Quijote de la Mancha (1605) y El ingenioso caballero don Quijote de la Mancha (1615) Cervantes fundó la novela moderna. (más…)

madoc-01

Madoc: la leyenda del galés que conquistó México

Madoc, príncipe de Gales y, en un universo alterno, descubridor de América y conquistador de México.

Un 16 de septiembre, pero de 1400, Owain Glyndŵr fue coronado Príncipe de Gales. Fue la última persona en ostentar ese título y ser, en efecto, nativo del país al suroeste de Gran Bretaña que actualmente forma parte del Reino Unido junto con Escocia, Inglaterra e Irlanda del Norte. Al igual que hiciera Miguel Hidalgo, al otro lado del océano Atlántico 410 años después, Glyndŵr llamó a una revuelta popular para liberar a su país del dominio extranjero, en ese caso la Inglaterra del rey Enrique IV. El levantamiento de Owain Glyndŵr encontró la derrota tras poco más de una década y en 1412 el último Tywysog Cymru (líder de los galeses) desapareció sin dejar rastro. Owain Glyndŵr nunca fue capturado por los conquistadores ingleses, ni traicionado por su pueblo, pero tampoco visto de nuevo por nadie.  (más…)

Mi reino por la posteridad: Richard III

Mi reino por la posteridad: Richard III

Reconstrucción del rostro de Richard III a partir de los restos hallados. (Universidad de Leicester)
Reconstrucción del rostro de Richard III a partir de los restos hallados bajo un estacionamiento de Liecester, Inglaterra (Universidad de Leicester)

Richard York, tercero de su nombre, duque de Gloucester y de York, señor de Richmond y de Pembroke, Gobernador del Norte de Gran Bretaña, Lord Alto Condestable, Lord Protector del Reino y Rey de Inglaterra, Señor de Irlanda, Lord Primer Almirante de Inglaterra, Irlanda y Aquitania, heredero legítimo del reino de Francia, inspirador de personajes de William Shakespeare y George R. R. Martin, pero sobre todo mítico acuñador de la frase “Mi reino por un [inserte objeto de necesidad o deseo]” justo antes de caer en combate ante Henry Tudor en la Batalla de Bosworth.

En julio de 1483 fue coronado en Londres este famoso monarca cuyo breve pero convulso reinado ha inspirado a lo largo de los siglos lo mismo obras de teatro y series de televisión, que sistemas legales o una gran cantidad de tuits. La historia de Richard III, el último monarca inglés descendiente de la Casa Plantagenet, es una llena de casualidades y mala reputación.  Retratado por la historia y la ficción como un personaje deforme y malvado, Richard III no estaba destinado a ser rey. Sin embargo, llegó al trono de Inglaterra cuando la Guerra de las Rosas entre los Lancaster y los York,  ambas casas herederas de los Plantagenet, parecía decidirse a favor de esta última familia con la rosa blanca en su escudo de armas. (más…)

Joyce-Svevo

Bloomsday: de la amistad y las ciudades

Bloomsday: de la amistad y las ciudades #culturaquemadura
James Joyce e Italo Svevo

En Trieste, cuando aún era la ciudad más cosmopolita del Imperio Austrohúngaro, Ettore Schmmitz concibe una nueva fórmula de pintura que protege el fuselaje de los barcos de la corrosión y la adhesión de percebes. A través de relaciones familiares y sociales, Schmmitz se une a una empresa veneciana donde supervisa la producción de su invento. Los venecianos pronto consiguen contratos con diversas empresas marítimas y en especial de fuerzas navales de todo el mundo, entre las que destaca la Marina Real Británica. Entonces deciden abrir una nueva oficina en Londres, de la que estará a cargo Schmmitz. En 1907, el empresario judío decide que para su nuevo puesto necesitará estudiar inglés, una lengua que no desconoce pero que definitivamente domina menos que el alemán o el italiano. Su profesor de inglés, un expatriado irlandés de 25 años (dos décadas menor que Schmmitz), comienza a tener conversaciones con él que le recuerdan que su verdadera pasión no es hacer negocios con pintura para barcos sino la literatura. El profesor de inglés, James Joyce, lee Una vida y Senectud, las dos novelas que Schmmitz hasta el momento había publicado para el olvido bajo el seudónimo de Italo Svevo.

(más…)

10 escritores en billetes

10 escritores en billetes #culturaquemaduraTodos en México los hemos llevado dentro de la cartera: Sor Juana en los billetes de $200, Nezahualcóyotl en los de a $100, alguna moneda de $20 con Octavio Paz. México ha mantenido una tradición de reproducir la imagen de sus escritores, en estos tres casos poetas para ser exactos, en su dinero. La costumbre de imprimir rostros en las emisiones monetarias se remonta al Imperio Romano, cuando el emperador en turno o el gobernante de la provincia tenían derecho a distinguir las monedas que se producían bajo su jurisdicción mediante su propia efigie.

(más…)

7 frases grandes frases en el lecho de muerte

7 frases grandes frases en el lecho de muerte #culturaquemaduraUna frase común que suele exponerse en los talleres literarios es que sólo existen dos temas en la literatura: el amor y la muerte. Ciertamente, para muchos pensadores la conciencia de la muerte y el deseo de trascenderla son las espuelas iniciales de la humanidad: “Ser inmortal es baladí; menos el hombre, todas las criaturas lo son, pues ignoran la muerte; lo divino, lo terrible, lo incomprensible, es saberse inmortal,” alega Borges en su cuento “El inmortal”. Si para muchos nacimiento del lenguaje y la razón están íntimamente ligados a la muerte, entonces las últimas palabras cobran una importancia insospechada. De ahí este breve repaso por las frases que algunos personajes históricos emitieron antes de despedirse.

(más…)

7 destellos de Leonard Nimoy (1931-2015)

7 destellos de Leonard Nimoy (1931-2015)

[image src=”http://blog.lagranada.com.mx/wp/wp-content/uploads/2016/02/tumblr_nkg2d3m6eq1soyikno1_500.png” shape=”img-circle”]

“La vida es como un jardín. Se puede tener momentos perfectos mas no preservarlos sino en la memoria”.

— Leonard Nimoy (@TheRealNimoy) febrero 23, 2015.

A lo largo de sus 83 años de vida, Leonard Nimoy cultivó una amplia gama de talentos. Conocido principalmente por haber personificado al Sr. Spock en la serie original de Star Trek, Nimoy también fue director, productor y guionista de cine y televisión, además de cantante, compositor, fotógrafo  y escritor. A continuación les presentamos siete datos curiosos de Leonard Nimoy, fallecido el pasado 27 de febrero.

(más…)

14dardos

14 dardos sobre el amor

Comenzó, como tantas cosas, en la antigua Roma. San Valentín, un rebelde sacerdote se dispuso a unir parejas en matrimonio, a pesar de un decreto del emperador Claudio II que lo prohibía. San Valentín terminó como un mártir, luego se le atribuyó algún milagro y se le terminó por confundir con Cupido, el caprichoso e infantil dios del amor en la mitología, armado con arco y flechas. Ya para el siglo XIX, con la invención de las tarjetas de felicitación, la cursilería tuvo por fin una fecha para desplegar su descaro.

El amor, que es al final el motivo de la fecha,  no es fácil de definir. Las flechas de Cupido no siempre son certeras y hasta a él mismo lo han hecho sufrir por una gota de aceite hirviendo, como cuenta Apuleyo en El asno de oro. A continuación les dejamos 14 citas, más certeras que las flechas de Cupido y breves como dardos, de escritores que se han aventurado a describir alguna característica del amor o simplemente a aceptar que a veces es incomprensible e incluso ridículo. 

(más…)