Skip to main content

The Walking Dead: vuelven los zombies

El día de mañana será el estreno mundial de la segunda parte de la quinta temporada de The Walking Dead, inspirada en el cómic de Robert Kirkman. A continuación les traemos el trailer, acompañado de algunos detalles curiosos sobre la serie.

En The Walking Dead nunca se menciona la palabra zombie, los personajes se refieren a hordas, mordedores, caminantes y otros adjetivos que describen la descomposición específica del cuerpo de cada zombie.

Conforme avanzan las temporadas de The Walking Dead es mayor el grado de descomposición de los caminantes (están muertos, después de todo), un detalle de verosimilitud que se agradece. El cuidado de la producción en el aspecto de los zombies llega a tal grado que los extras que desempeñan estos papeles deben acudir a una escuela de zombies y los actores no conviven con los extras ni saben cómo será su elaborada caracterización sino hasta que se filman las escenas en donde aparecen los no muertos. Esta técnica sin duda está emparentada con la que usa Woody Allen, quien sólo proporciona a sus actores las partes del guion que corresponden a sus personajes.

2_AW2_TWD5Bv2

La serie televisiva cuenta una historia distinta a la de los cómics de The Walking Dead.  Las diferencias más importantes son la existencia de personajes como Daryl Dixon y su hermano Merle, quienes no aparecen en el cómic. Por su parte, Andrea continúa con vida en el cómic e incluso llega a convertirse en la compañera sentimental de Rick, quien pierde una mano en su encuentro con El Gobernador. ¿Será que Rick conservará su mano en lo que resta de la quinta temporada? Otro personaje que sobrevive en el cómic de The Walking Dead  es Sophia, sin embargo, Carol es devorada por los caminantes.

A lo largo de las cinco temporadas de The Walking Dead la mayoría de las bajas en el grupo de Rick Grimes han sido provocadas por personas vivas y no por zombies. Por ejemplo, durante la tercera temporada hubo 17 muertes, de las cuales sólo 3 fueron causadas por caminantes. The Walking Dead  cumple con el dicho que advierte que se debe temer más a los vivos que a los muertos.

the-walking-dead-s04e08-too-far-gone-009

La lucha por la supervivencia, ya sea enfrentando a los caminantes o a grupos de humanos hostiles, hace de The Walking Dead una serie llena de escenas fuertes, donde la aparición de armas y sangre es habitual. Debido a esta naturaleza, propia del apocalipsis zombie, los actores han tenido incidentes con la policía en un par de ocasiones. Durante el rodaje del primer episodio de la primera temporada, en la escena donde Merle Dixon (interpretado por Michael Rooker) dispara desde la azotea de un edificio en Atlanta, mucha gente pensó que se trataba de un tiroteo real por lo que llamaron a los representantes de la ley. El segundo encuentro del elenco de The Walking Dead con la policía ocurrió una noche cuando la actriz Lauren Cohan, quien interpreta a Maggie, conducía a casa luego de la grabación de un episodio de la quinta temporada. Cohan, aún caracterizada, es decir ensangrentada y cubierta de vísceras, fue detenida por un policía que pensó que la actriz había sido atacada o estaba implicada en un asesinato. Ambos incidentes se resolvieron sin problemas, el primero por la intervención de la producción y el segundo cuando Lauren Cohan le mostró el libreto al policía que la detuvo.

En hechos por completo ajenos a la producción de The Walking Dead, una de las extras que hacía el papel de zombie fue sentenciada a 18 años de prisión luego de ser declarada culpable de mandar cartas con ricina al presidente de Estados Unidos, Barack Obama, y al ex alcalde de Nueva York, Michael Bloomberg. Al hecho, digno ya de una novela sobre teorías de conspiración, habría que agregar que la ricina (un poderoso veneno capaz de causar hemorragias, diarrea, vómito y otros síntomas antes de aniquilar a quien tenga contacto con la toxina) es un elemento clave en las tramas de la popular serie Breaking Bad y de la controversial película The Interview.

TWD

Staff