Skip to main content
56-286473-rudy-burckhardt-1914-1999-mark-rothko-new-york-1960-gelatinezilverdruk-albright-knox-art-gallery-buffalo

La emoción de los colores: Mark Rothko

56-286473-rudy-burckhardt-1914-1999-mark-rothko-new-york-1960-gelatinezilverdruk-albright-knox-art-gallery-buffalo.

“No me interesan las relaciones del color con la forma o con nada más […] Estoy interesado únicamente en expresar las emociones humanas básicas (tragedia, éxtasis, fatalidad, entre otras) y el hecho de que muchas personas se conmuevan y rompan en llanto al estar frente a mis pinturas demuestra que comunico esas emociones humanas básicas… La gente que llora ante mis pinturas está teniendo la misma experiencia religiosa que tuve al pintarlas.”

Mark Rothko

Para Mark Rothko (1903-1970), artista estadounidense de origen ruso, la experiencia individual era clave tanto en el momento de la creación artística como en su apreciación. El pintor buscaba comunicar un estado de vulnerabilidad emocional y receptividad total.Rothko

Octavio Paz, en Sombras de obras (México, 1983), comparaba la capacidad de Rothko para dilucidar correspondencias con la del poeta Charles Baudelaire y aseguraba que “en sus composiciones monocromas, bloques de un solo color interrumpido aquí y allá por franjas de un color opuesto, la monotonía se resuelve en una extraordinaria riqueza de vibraciones, reflejos, matices”.

A pesar de críticas rimbombantes, como la de Paz, por las que se le atribuían a Rothko descripciones como El Maestro del Color, el interés del artista en este elemento pictórico estaba desprovisto de trasfondos estéticos o decorativos. Al respecto decía: “si te mueven únicamente las relaciones de color, no estás entendiendo el punto”.

A Rothko le preocupaba la reacción emocional que pueden producir sus cuadros. Uno de sus mayores temores era que sus obras sirvieran sólo para fines decorativos, por lo tanto cuando vendía una pintura de manera privada estudiaba la reacción del posible comprador ante el lienzo antes de aceptar la oferta. Irónicamente, Orange, Red, Yellow (1961) es una de las obras de arte más caras de la historia; el cuadro alcanzó los 83 millones de dólares en una subasta de Sotheby’s en 2007.

 orange-red-yellow

El dinero y la fama nunca fueron prioridades para Rothko. En junio de 1958 aceptó una oferta de los dueños del Four Seasons Restaurant en Nueva York. El artista acordó realizar una serie de murales para el lujoso restaurante, lo que hubiera sido el encargo más lucrativo en toda su carrera. De manera abrupta, sin ofrecer explicaciones, Rothko rompió el contrato y suspendió el proyecto. No sería extraño que su decisión estuviera relacionada con el temor de Rothko a comprometer su obra con fines puramente decorativos.

 First Rothko ..no glazeblue-and-gray

Esta entrada está basada parcialmente en contenido de Brain Pickings y The Culture Trip

Eliud Delgado

@_eliud