Skip to main content

Blur: hoy es siempre todavía

Blur: hoy es siempre todavía #culturaquemadura

Qué lejanos parecen ya los noventa, cuando el brit-pop campeaba en MTV como la respuesta inglesa al grunge. Más allá de la lucha mediática entre Blur y Oasis, el brit-pop con el tiempo demostró ser un bastión para la música de la siguiente década. Si bien el grunge no murió con Cobain, no ejerció una influencia determinante en la década posterior. En cambio, el sonido británico de los noventa aún es una referencia vigente para muchísimos grupos actuales.

Una de las cosas más fabulosas del rock es que es un género cuya correcta taxonomía depende muchísimo de elementos extramusicales. Los lazos de parentesco y afinidades no siempre son evidentes en el sonido de una banda nueva; en cambio la actitud puede ser determinante a la hora de establecer una posición en el árbol genealógico del rock. Sólo así se puede entender que grupos como Beirut y At the Drive-In compartan anaqueles en la sección de música alternativa. Sin duda, muchos de ustedes deben recordar el árbol genealógico del rock que dibuja Jack Black en School of Rock. De haber tenido un pizarrón mucho más grande, Black hubiera llegado tarde o temprano a Blur; y sin duda lo hubiera puesto como un grupo nodal, del cual muchas ramas se extienden y hacia el cual muchas otras ramas confluyen.

Blur: hoy es siempre todavía #culturaquemadura
The Magic Whip

¿Qué pasa cuando un grupo así regresa al ruedo? De entrada uno debe tener algo de desconfianza: Tristemente, por regla general, las reuniones de grupos extintos tienen que ver más con motivos económicos que con motivos artísticos. Sin embargo, con la enorme cantidad de proyectos que hicieron los miembros de Blur después de Think Tank, acaso esta reunión podía tener razones legítimas.

Sí, mi primer acercamiento a The Magic Whip tuvo dosis idénticas de desconfianza y de nostalgia; acaso las mismas acciones que uno tiene cuando se acerca a un viejo álbum de fotos. Contra todo, The Magic Whip no es un álbum cuyo valor dependa del recuerdo de glorias pasadas. Desde que abre la genial “Lonesome Street” uno sabe que no se trata de Blur pretendiendo ser lo que fueron hace 20 años, sino Blur siendo ellos mismos, ahora, en el 2015. Porque hay pocas más penosas que ver a un grupo entrado en años fingiendo una estridente juventud; y en cambio en The Magic Whip vemos a un grupo que se reúne para retomar viejos trucos, pero también para aplicar algunas nuevas argucias.

La historia detrás del disco ya se sabe: el grupo tiene una gira de reencuentro y en Hong Kong graban algunas sesiones de nuevo material. Este detalle, la locación de una grabación, que parece incidental, toma un protagonismo inusitado a medida que avanza el disco: The Magic Whip es un retrato formidable de los tiempos que corren y el epicentro de esta crítica global es la cultura asiática y su devenir social y político: un vendedor de helados que representa un gobierno totalitario; las relaciones personales reducidas a transmisión televisiva personal; citas de Ray Bradbury que tristemente tienen validez para calificar el presente ;y el extraño disfrute de encontrarse auténticamente solo en un mundo donde parece imposible estar desconectado del resto. Esto y más hay en The Magic Whip, todo envuelto con ese estilo que ha distinguido a Blur (tan versátil como específico; tan estridente como elegante) y que por razones acaso mágicas sigue vigente. ¿Y qué es la vigencia si no el arte de saber que “hoy es siempre todavía”?Blur: hoy es siempre todavía #culturaquemadura

 

Siempre he pensado que los discos se mueven de forma parecida a los cómics: en uno de sus momentos de mayor lucidez, Stan Lee propuso que todos los cómics de Marvel consignaran en la primera página cómo nació el superhéroe en cuestión y de qué iba la historia que se iba a leer. Sus razones fueron inapelables: cada cómic que sale a la venta es el primer cómic de alguien: De la misma forma, en este mismo momento un escucha queda prendado, por primera vez y para siempre, de Blur. The Magic Whip no es un recuento: es un reinicio: Blur no es un fabuloso recuerdo de los noventa; es un magnífico grupo de hoy.

Blur: hoy es siempre todavía #culturaquemadura
¿Dónde estaría Blur ahora?

 Eduardo de Gortari

@edegortari