Skip to main content

Dos poemas de José Watanabe

 

Dos poemas de José Watanabe #culturaquemadura

 

Los encuentros

Y de repente éramos dos hormigas en la vereda
………………………..casual,
…………………………….él y yo,
así moviendo las antenas, intercambiando datos, cordialidades, diez años.
Pero ¿por qué estos encuentros se tuercen siempre?
¿Sentías amigo mío, cómo nuestro viejo afecto
se hacía desinterés
y fastidio?

………………( Y los dos supimos
que ya estábamos listos para ignorarnos diez años más)
Antes de despedirnos
él me punzó con un dato sombrío:
su padre Don Ventura D.,tenía un cáncer renal.

Todo hecho es fragmentario hasta que el azar nos lleva
a su complemento.
Digo esto porque voy a hablar de mi inesperado
Encuentro
Con su padre, tres días después.
Fue en el planetario del Ministerio de Aeronáutica, en la Feria.
Don Ventura D.
estaba bajo la gran cúpula que copiaba el cosmos,
………………giraba trabajosamente sobre sí mismo
………………………………………solo
siguiendo el movimiento de los numerosos planetas y lunas
que se trasladaban lentos y luminosos
…………………………..en la penumbra.
Una mirada concentrada
hacía de la cúpula un espacio abisal,
y él la contemplaba así
………………………y con serenidad sobrecogedora,
………………………………………………ya entregándose.

Me descubrí anotando
que la gravitación universal no tiene contingencias, azar
ni cáncer.
Estaba yendo hacia el poema
y me abstuve:
……………………………ese hombre está en juego, dije.
Y salí del planetario y me entropé con la gente.
Ninguna seguía, como los planetas, una órbita precisa.

*

*

De la poesía

El niño entró en la sombra de su árbol de extramuros
donde dejaba diariamente sus quehaceres de intestino.
Y si otro niño en árbol vecino se acuclillaba
…………………..y se aliviaba
……………..brotaba entre ambos
la honrosa complicidad en la depuración
……………………………del buen animal.
Esta vez, sin embargo,
una visión suspende al niño, lo fija
con estupor
……………….. bajo su árbol:
En medio de una anterior limpieza
…………………………….crecía
una incipiente y trémula plantita.
………….Y lo estremeció la imaginación del viaje
de la pequeña menestra
a lo largo de su cuerpo, su recorrido indemne,
incontaminado
…………..y defendiendo
en su íntimo y delicado centro
………………………el embrión vivo.
Y en la memoria del niño,
………….con difícil contento,
comenzó a elevarse para siempre
la planta mínima, tu principio, tu verde banderita,
………………………………poesía.

***

De El desierto nunca se acaba, Textofilia, 2013