Skip to main content
5 geniales cómics sin superhéroes

5 geniales cómics sin superhéroes

Los cómics parecen incluir superhéroes como un ingrediente tan inherente, para algunas personas, como el azúcar al café. El actual éxito de adaptaciones televisivas y cinematográficas de cómics protagonizados por seres con poderes sobrehumanos parece confirmarlo. Sin embargo —como al mejor café no le hacen falta endulzantes— recuerdo que algunas de las viñetas que más he disfrutado no pertenecen a DC ni a Marvel y tampoco cuentan historias de cómo algún extraterrestre adoptado por granjeros del medio oeste de Estados Unidos, un grupo de mutantes o el huérfano , genio y millonario, heredero de una empresa armamentista, salvan al mundo.

Aunque los superhéroes nos encantan, el arte secuencial puede contar también otro tipo de historias. Quizá uno de los ejemplos más populares sea The Walking Dead, de Robert Kirkman. Hay otros más, que van del realismo —casi documental— a las fantasías más complejas de proporciones mitológicas. Al igual que en el internet también hay perros (y no sólo gatos) adorables o algunas bebidas calientes saben mejor sin azúcar, también hay excelentes cómics protagonizados por personajes sin superpoderes (además de Kick-Ass y Batman), a continuación 5 geniales cómics sin superhéroes.

Blankets, de Craig Thompson5 geniales cómics sin superhéroes #culturaquemadura Blankets Craig Thompson

Publicada originalmente en 2003, esta autobiografía en viñetas cuenta la adolescencia de Craig Thompson: su crianza cristiana, los conflictos que tiene con la religión durante la búsqueda de su propia identidad, la relación con su familia —en especial sus padres, quienes son muy conservadores—, cómo descubre maneras de cuestionar la idea del mundo con que ha sido educado, su primer amor con Raina (una joven con quien comparte muchas de sus inquietudes y aficiones), la manera en que encuentra su vocación por contar algo en viñetas.

5 geniales cómics sin superhéroes #culturaquemadura Blankets Craig Thompson

La narración es por momentos subjetiva y los expresivos dibujos de Thompson siempre tienen una carga simbólica. Blankets es una historia de crecimiento con muchos pasajes conmovedores y es en sí misma una declaración de principios.  En su momento, la primer novela gráfica de Craig Thompson, le valió el respeto de figuras centrales en el mundo del cómic como Neil Gaiman, Alan Moore y Art Spiegelman.

 Maus, de Art Spiegelman

5 geniales cómics sin superhéroes #culturaquemadura Maus Art Spiegelman

Si alguien influenció a Craig Thompson en Blankets, es sin duda Art Spiegelman. En Maus, Spiegelman narra cómo sus padres, ambos judíos polacos, sobrevivieron al Holocausto y luego se trasladaron a Estados Unidos. En Maus los judíos son ratones, los nazis gatos, los franceses ranas y los estadounidenses perros; la sustitución de personas por animales no hace que la historia sea menos desgarradora pero sí le da una carga metafórica que sólo se puede lograr a través de las viñetas. Maus fue publicado originalmente por entregas entre 1980 y 1991 en la revista Raw, luego reunida en dos volúmenes Mi padre sangra historia (My Father Bleeds History, 1986) e Y allí empezaron mis problemas (And Here My Troubles Began, 1991). 5 geniales cómics sin superhéroes #culturaquemadura Maus Art Spiegelman

En esta novela gráfica, Spiegelman mezcla trazos influidos por el impresionismo alemán de la época de entreguerras con una narrativa compleja, en la que muchas veces el autor se cuestiona  y se pone en duda a sí mismo —de manera no muy distinta a lo que sucede en novelas de escritores como Paul Auster o Philip Roth—; Maus pasó a la historia como el primer cómic en ganar un premio Pulitzer en 1992.

Persépolis, de Marjane Satrapi

5 geniales cómics sin superhéroes #culturaquemadura Persépolis Marjane Satrapi

La autobiografía es uno de los subgéneros que más han aportado a los cómics lejos de los superhéroes. Sin embargo, Marjane Satrapi cuenta como una superheroina de carne y hueso. Persépolis cuenta la historia de Satrapi a partir de 1979 cuando ella tiene sólo 10 años mientras una revolución se desarrolla en su natal Irán donde el sha es derrocado y posteriormente se instaura un régimen islámico que poco a poco se vuelve más radical. Marjane Satrapi no oculta que tuvo acceso a oportunidades como salir de Irán para estudiar en Europa, donde sin embargo se enfrentó a situaciones difíciles: desde el shock cultural hasta tener que vivir en la calle.5 geniales cómics sin superhéroes #culturaquemadura Persépolis Marjane Satrapi

El regreso a Irán no es precisamente alentador, pues encuentra una nación donde tan sólo ser mujer le dificulta tener acceso a la educación universitaria y salir a la calle con la cabeza descubierta es un delito. La autobiografía de Satrapi es tan aleccionadora como conmovedora también en la versión cinematográfica que se estrenó en 2007, aunque omite algunas partes que la autora cuenta con más detalle en la novela gráfica.

Saga, de Brian K. Vaughan y Fiona Staples

5 geniales cómics sin superhéroes #culturaquemadura Saga Brian K. Vaughan Fiona Staples

Los cómics alternativos no son sólo novelas gráficas autobiográficas. También hay historias de ciencia ficción y Saga es un gran ejemplo. Escrita por Brian K. Vaughan e ilustrado por Fiona Staples, Saga es una ópera espacial de Image Comics que lleva 24 entregas mensuales desde 2012 y tres arcos argumentales de los cuales se han completado dos hasta ahora. No sería exagerado decir que se trata del Star Wars de los cómics.

Saga es narrada por la hija de Alana y Marko, quienes son de razas distintas que se encuentran en una guerra que enfrenta a toda su galaxia.  Brian K. Vaughan ya había demostrado su gran capacidad para poner en entredicho los lugares comunes de los cómics con su serie Y the Last Man, donde la sutileza del guionista para introducir problemáticas de género y raciales se mezclaba ya con su gusto por el uso de temáticas distópicas de ciencia ficción y constantes referencias literarias, sobre todo a William Shakespeare.5 geniales cómics sin superhéroes #culturaquemadura Saga Brian K. Vaughan Fiona Staples

Vaughan procura trabajar sus cómics en colaboración con mujeres dibujantes (a excepción de Ex Machina y Los Leones de Bagdad) y se preocupa por tener personajes femeninos complejos sin caer en idealizaciones. Saga es una de las series contemporáneas más interesantes que se pueden leer y Vaughan uno de los guionistas más talentosos de la escena de los cómics alternativos, pues siempre ofrece historias que, muchas veces tras un velo de ciencia ficción, revelan una reflexión profunda sobre el mundo contemporáneo. Si en Y the Last Man Vaughan lleva al extremo sus inquietudes sobre equidad de género, en Ex Machina habla sobre el ambiente político tras los ataques del 11 de septiembre de 2001; en Saga la mayor preocupación es la identidad cultural que se desarrolla en un complejo y tenso entramado multirracial. Sobra decir que Saga ya ha acumulado algunos premios Eisner y Hugo.

 

Sandman, de Neil Gaiman5 geniales cómics sin superhéroes #culturaquemadura Sandman Neil Gaiman

Un clásico de los cómics, esta serie lanzó a la fama a Neil Gaiman quien posteriormente se convirtió en uno de los escritores más importantes y completos de la literatura fantástica en lengua inglesa (es más joven, más cool y mejor fan de Shakespeare que George R. R. Martin, además empezó en los cómics y no en la televisión).  Los 75 números de Sandman fueron publicados originalmente por la editorial Vertigo entre 1988 y 1996.

La historia protagonizada por Sueño, una representación antropomórfica, decididamente postpunk, del amo de las ensoñaciones, que a veces se llama Morfeo, El príncipe de las historias o algún otro nombre relacionado con dioses del sueño de diversas culturas. Neil Gaiman creó una mitología compleja echando mano de diversas tradiciones literarias y mitológicas con las que continuamente dialoga. Sueño pertenece a una familia, los Eternos, compuesta por sus hermanos Destino, Muerte, Destrucción, Deseo y Desespero (que son gemelos) y Delirio (antes Delicia). Como toda familia, los Eternos tiene diversos conflictos que proveen una decena de complejos arcos narrativos en los que Gaiman colaboró con varios dibujantes, entre los que destaca Mike Dringenberg.5 geniales cómics sin superhéroes #culturaquemadura Sandman Neil Gaiman

The Sandman marcó un parteaguas en los cómics sólo equiparable al de Watchmen, donde Alan Moore cambió para siempre la idea del superhéroe. Sueño no es un superhéroe, sino un dios fantástico que sólo se puede comparar con la complejidad de los dioses griegos (de alguna manera es uno de ellos). A lo largo de su historia Sueño nos muestra una serie de preocupaciones, cualidades y debilidades muy humanas, donde incluso cabe el amor, pero que siempre tienen consecuencias universales.

Son innumerables los spinoffs de Sandman y las apariciones de los personajes creados por Gaiman en otros cómics. De la misma manera, la aparición de personajes literarios y escritores es constante a lo largo de las 75 entregas de Sandman, donde Gaiman no sólo cita a Shakespeare sino que ofrece explicaciones fantásticas a algunos de los misterios históricos y filológicos que rodean su vida y obras de teatro, convirtiéndolo en un personaje que resulta clave para la historia de Sueño.5 geniales cómics sin superhéroes #culturaquemadura Sandman Neil Gaiman

La lista de cómics sin superhéroes puede ser tan larga como los multiversos de DC y Marvel. Sin duda habría que tomar en cuenta también las series de Moebius, Transmetropolitan de Warren Ellis, Ghost World de Daniel Clowes o Fun Home de Alison Bechdel. Las narraciones en viñetas son capaces de albergar muchos mundos, no sólo aquellos que se salvan de la destrucción por la valentía de personajes con capas y superpoderes.

Eliud Delgado

0 ideas en “5 geniales cómics sin superhéroes