Skip to main content
charles-simic

Poemas de Charles Simic

Poemas de Charles Simic #culturaquemadura

.Ch

Charles Simic nació en Belgrado (entonces Yugoslavia, ahora Serbia) en 1938. En 1954 su familia emigró a la ciudad de Chicago y adoptó la nacionalidad estadounidense. Ganó el premio Pulitzer en la categoría de poesía en 1990 por su libro El mundo no se acaba y fue nombrado Poeta Laureado por la Biblioteca del Congreso de Estados Unidos para el período de 2007 a 2008.

.

La enorme guerra

 .

Jugábamos a la guerra durante la guerra,

Margaret. Los soldados eran juguetes muy solicitados,

aquellos que están hechos de cerámica.

A los de plomo los fundieron para hacer balas, supongo.

.

¡Nunca has visto algo tan hermoso

como aquellos regimientos de cerámica! Acostumbraba tirarme en el piso

por horas para mirarlos a los ojos.

Los recuerdo al devolverme la mirada con asombro.

.

Qué raros se han de haber sentido

al estar de pie, tiesos en posición de firmes

ante una gran e incomprensible criatura

con bigotes de leche.

.

Cuando se rompían, o a propósito los rompía,

había alambres adentro de sus extremidades,

adentro de sus pechos, ¡pero en sus cabezas no había nada!

Los revisé, Margaret.

.

Nada de nada en la cabeza…

Sólo un brazo, de vez en cuando, el brazo de un oficial

que empuñaba un sable desde una grieta

en el piso de la cocina de mi abuela sorda.

 .

 .

The Big War

 .

We played war during the war,

Margaret. Toy soldiers were in big demand,

The kind made from clay.

The lead ones they melted into bullets, I suppose.

.

You never saw anything as beautiful

As those clay regiments! I used to lie on the floor

For hours staring them in the eye.

I remember them staring back at me in wonder.

.

How strange they must have felt

Standing stiffly at attention

Befote a large, incomprehending creature

With a moustache made of milk.

.

In time they broke, or I broke them on purpose.

There was a wire inside their limbs,

Inside their chests, but nothing in the heads!

Margaret, I made sure.

.

Nothing at all in the heads…

Just an arm, now and then, an officer’s arm,

Wielding a saber from a crack

In my deaf grandmother’s kitchen floor.

.

(The Book of Gods and Devils, 1990)

 .

 .

 .

Imperios

 .

Mi abuela profetizó el final

de sus imperios, ¡Eh, tontos!

Estaba planchando. La radio encendida.

La tierra estremecida bajo nuestros pies.

.

Uno de sus héroes daba un discurso.

“Monstruo”, lo llamaba ella.

Había vítores y salvas de cañón para el monstruo.

“Podría matarlo a mano limpia”,

me anunciaba.

.

No hizo falta. Todos se irían

al diablo cualquier día de éstos.

“No vayas de chismoso a contarle esto a nadie”,

me advertía.

Y me jalaba una oreja para asegurarse que le había entendido.

 .

 .

 .

Empires

 .

My grandmother prophesied the end

Of your empires, O fools!

She was ironing. The radio was on.

The earth trembled beneath our feet.

.

One of your heroes was giving a speech.

“Monster,” she called him.

There were cheers and gun salutes for the monster.

“I could kill him with my bare hands,”

She announced to me.

.

There was no need to. They were all

Going to the devil any day now.

“Don’t go blabbering about this to anyone,”

She warned me.

And pulled my ear to make sure I understood.

.

(A Wedding in Hell, 1994)

 .

 .

 .

El alma tiene muchas consortes

 .

En la India quedé absorto

con una mosca en un templo,

me daba la sensación inequívoca

de que era posible, tan sólo posible,

que ya nos conociéramos de antes.

.

¿Fue en la Ciudad de México?

En las piernas, salpicadas de sangre y amarillas

del Cristo crucificado, por las que trepaba

mientras sus ojos crecían más y más.

“Qué Dios te siente en el trono altísimo

de su Reino invisible”,

me dijo en inglés un limosnero ciego.

Sabía lo que había visto.

.

En la cantina donde Pancho Villa

disparó al techo sus revólveres,

en el culo descubierto de una ninfa desnuda

que salía de un lago en una pintura

y ahora, subiendo sin vergüenza

por la fosa nasal de un Buda,

cuya sonrisa es ahora incluso más reservada,

incluso más bizca.

 .

 .

  .

The Soul Has Many Brides

 .

In India I was greatly taken up

With a fly in a temple

Which gave me the distinct feeling,

It was possible, just possible,

That we had met before.

.

Was it in Mexico City?

Climbing the blood-spotted, yellow legs

Of the crucified Christ

While his eyes grew larger and larger.

“May God seat you on the highest throne

Of his invisible Kingdom,”

A blind beggar said to me in English.

He knew what I saw.

.

At the saloon where Pancho Villa

his revolvers at the ceiling,

On the bare ass of a naked nymph

Stepping out of lake in a painting,

And now shamelessly crawling up

One of Buddha’s nostrils,

Whose smile got even more secretive,

Even more squint-eyed.

.

(The Book of Gods and Devils, 1990)

 .

 .

 .

La musiquilla nocturna

 .

De las voces de los vecinos y los trastos

al ser recogidos

en largas noches de verano

con las ventanas abiertas

mientras nos sentábamos en las escaleras de servicio

a fumar y tomar cerveza.

.

El recuerdo de ese momento,

al principio tan dulce,

en que los dos hablamos sin parar

hasta que las estrellas nos hicieron guardar silencio.

Nos acercamos

y aferramos uno al otro

como si de pronto corriéramos peligro.

.

Sólo esa vez, no reconocí

tu voz, ni me atreví

a mirar tu rostro

mientras hablabas de que nacimos

con muy pocos propósitos visibles.

No pude pensar en nada qué decir.

La música por encima, la noche fría.

 .

 .

 .

Little Night Music

 .

Of neighbors’ voices and dishes

Being cleared away

On long summer evenings

With the windows open

As we sat on the back stairs,

Smoking and sipping beer.

.

The memory of that moment,

So sweet at first,

The two of us chatting away,

Till the stars made us quiet.

We drew close

And held fast to each other

As if in sudden danger.

.

That one time, I didn’t recognize

Your voice, or dare turn

To look at your face

As you spoke of us being born

With so little apparent cause.

I could think of nothing to say.

The music over, the night cold.

.

(The Voice at 3:00 A. M., 2003)

.

.

.

Traducción de Eliud Delgado

@_eliud