Skip to main content
Alfred Hitchcock

Alfred Hitchcock: el amo de las adaptaciones libres

Alfred Hitchcock nació el 13 de agosto de 1899 en Essex, Inglaterra y dirigió su primera película a los 22 años. Pero no fue hasta el quinto filme en que participó y tercero que logró dirigir —The Lodger: A Story of the London Fog (1927)— que, con las andanzas de un enigmático asesino serial muy parecido a Jack el Destripador, tuvo por fin éxito en taquillas y comenzó a definir su característico estilo. El fetichismo, la relación entre el placer y la muerte, el humor negro, los cameos del propio director, las tomas con ángulos estremecedores y la iluminación claustrofobia son elementos del sello particular que convirtió a Hitchcock en el Amo del Suspenso.

A lo largo de su fecunda carrera como director de cine, que atravesó tanto el océano Atlántico de Londres a Hollywood como ese otro mar alebrestado que fue la transición del cine mudo al sonoro, Alfred Hitchcock adaptó a la pantalla diversas novelas y cuentos. Estas adaptaciones siempre tuvieron, más que fidelidad a los textos literarios, un tratamiento distintivo de las películas de Hitchcock que en ocasiones les dio una nueva dimensión y lograron superar a las historias escritas. A continuación les presentamos una lista de los autores cuyos libros Alfred Hitchcock adaptó al cine. 

W. Somerset Maugham  

W. Somerset Maugham, Alfred Hitchcock: el amo de las adaptaciones libres #culturaquemadura

W. Somerset Maugham, dramaturgo y narrador británico, gozaba de gran popularidad durante la década de 1930. Estudió medicina y luego sirvió en el cuerpo de ambulancias de la Cruz Roja durante la Primera Guerra Mundial, pero en 1916 fue reclutado por el Servicio de Inteligencia Secreto del Reino Unido para realizar misiones en Suiza y Rusia. De esa época se desprenderían diversas anécdotas que Somerset Maugham narra en su libro de cuentos Ashenden: Or the British Agentde 1928. Alfred Hitchcock utilizó material de dos cuentos de este libro para su película Secret Agent de 1936.Secret Agent, Alfred Hitchcock: el amo de las adaptaciones libres #culturaquemadura

Tanto en el filme como en el libro, un soldado británico regresa a Inglaterra durante la Primera Guerra Mundial para descubrir su propio obituario. Luego de esta sorpresa, es reclutado por R., un misterioso personaje que le da una nueva identidad —el agente Ashenden— y le asigna la emisión de eliminar a un agente alemán. El cambio de identidad y el asesinato son temas frecuentes en la filmografía de Alfred Hitchcock que ya aparecen en Secret Agent, película que también tendría una influencia en el surgimiento de personajes como James Bond.

Joseph ConradJoseph Conrad, Alfred Hitchcock: el amo de las adaptaciones libres #culturaquemadura

El autor de El corazón de las tinieblas inspiró a Alfred Hitchcock para otra película de 1936. En esta ocasión el Amo del Suspenso adaptó la novela The Secret Agent de Conrad para el guión de su película Sabotage.

Sabotage, Alfred Hitchcock: el amo de las adaptaciones libres #culturaquemadura

Las libertades que el director se tomó en la adaptación son numerosas. Karl Verloc, el protagonista, es dueño de un cine mientras que en la novela tenía una tienda; este cambio permitió que Alfred Hitchcock hiciera referencia a otras películas de la época. El nombre de pila del propio Verloc cambia de la novela —donde se llama Adolf— a Karl en la adaptación cinematográfica. En la novela de Conrad, publicada en 1907, el grupo terrorista al que pertenece Verloc tiene tendencias anarquistas, mientras que en la película de Hitchcock los provocadores no tienen una tendencia ideológica clara. Tanto en la novela como en la película, el grupo terrorista sirve a un poder extranjero desconocido. Se puede conjeturar que en el caso de la película, esta amenaza extranjera desconocida representa a la Alemania Nazi.

Daphne du Maurier

Daphne du Maurier, Alfred Hitchcock: el amo de las adaptaciones libres #culturaquemadura

Quizá Daphne du Maurier haya sido la autora favorita de Alfred Hitchcock, quizá no; pero es de quien más libros llevó a las grandes pantallas. La primera de las tres adaptaciones de Daphne du Maurier que Hitchcock realizó fue Jamaica Inn (1939), que a su vez sería la última película que dirigiría en el Reino Unido antes de emigrar a Estados Unidos. En Jamaica Inn una joven huérfana irlandesa llega a la costa de Cornwall, Galés para reunirse con su tía, cuyo esposo es el dueño de la posada que da título a la novela y al libro. Jamaica Inn es también el refugio y cuartel de una banda de saqueadores que hunden barcos y matan a sus tripulantes para quedarse con los bienes que transportan; poco a poco se va revelando una red de corrupción que incluye al propio juez de la comunidad: Sir Humphrey Pengallan. En la actualidad Jamaica Inn es considerada una de las peores películas de Hitchcock y en su momento no fue agradó a du Maurier, quien estuvo a punto de no ceder los derechos de la siguiente novela que adaptaría el Amo del Suspenso.

Jamaica Inn, Alfred Hitchcock: el amo de las adaptaciones libres #culturaquemadura

En marzo de 1939 Hitchcock llega a Hollywood con un contrato del productor David O. Selznick. Al año siguiente estrenó Rebecca, que contó con la actuación del actor shakespeariano Laurence Olivier y Joan Fontaine en los papeles protagónicos. La producción ganó el Oscar a Mejor Película, sin embargo en las categorías de dirección y actuación sólo llegó a ser nominada. En aquel entonces, a diferencia de ahora, la estatuilla por Mejor Película era entregada al productor y no al director.

A pesar de que Hitchcock estaba impresionado por los presupuestos de las producciones hollywoodenses, el control que Selznick ejerció sobre Rebecca lo llevó a cambiar su manera de dirigir y filmar películas posteriores. Selznick pretendía que la película fuera lo más fiel posible a la novela de Daphne du Maurier. La novela es contada por una narradora que, sin revelar su nombre, explica cómo se enamoró del millonario viudo inglés Maxim de Winter con quien rápidamente contrae matrimonio. Al arribar a la mansión de Manderley se encuentra con la Sra. Danvers, el ama de casa que aún estima mucho a Rebecca, la finada primera esposa de Maxim de Winter, cuya presencia es constantemente evocada. Más tarde se revela cómo el millonario mató y ocultó el cuerpo de Rebecca, embarazada de otro hombre y dispuesta a quedarse con la fortuna de de Winter. En la adaptación del best-seller que dirigió Hitchcock el único cambio es la muerte de Rebecca, quién en esta ocasión se suicida debido a que padece cáncer terminal pues el Código Hays no permitía que se presentara un asesinato impune dentro de un matrimonio.Rebecca, Alfred Hitchcock: el amo de las adaptaciones libres #culturaquemadura

Habrían de pasar 24 años para que Hitchcock volviera a recurrir a material de Daphne du Maurier al dirigir una película. Esta vez no usaría una de sus novelas sino un cuento: “Los pájaros” y sería menos fiel a la trama del original, sólo conservando detalles sobre la manera inesperada e inexplicable en que las aves comienzan a atacar a los humanos. The Birds (1963) se convirtió en una de las películas más celebres de Hitchcock.

The Birds, Alfred Hitchcock: el amo de las adaptaciones libres #culturaquemadura

Daphne du Maurier fue acusada de plagio tanto por Rebecca como por “Los pájaros”. La escritora brasileña Carolina Nabuco aseguraba que Rebecca contenía no sólo la trama principal sino incluso capítulos enteros copiados de su novela A Sucessora. Nabuco había traducido su novela al francés para enviarla a una editorial en París, que a su vez era la misma editorial que publicó la primera edición de Rebecca. Cuando la adaptación de Hitchcock se estrenó en Brasil, United Artists solicitó a Nabuco firmar un documento donde admitía que las similitudes entre su novela y la película podrían ser una mera coincidencia. A cambio, Nabuco recibiría una generosa compensación económica por parte de United Artists. La escritora brasileña se negó a firmar o aceptar el dinero. Con “Los pájaros” sucedió algo similar cuando Alfred Hitchcock decidió inspirarse en el cuento de du Maurier para la película del mismo nombre. El escritor Frank Baker acusó a du Maurier de haber plagiado su novela, del mismo nombre, y aseguró que la autora británica colaboraba como lectora del editor Peter Davies cuando él publicó el libro. Los estudios Universal persuadieron a Baker de tomar acciones legales cuando la película de Hitchcock fue estrenada en 1963.

Patricia Highsmith

Patricia Highsmith, Alfred Hitchcock: el amo de las adaptaciones libres #culturaquemadura

Tras haber trabajado por ocho años como guionista de cómics, Patricia Highsmith publicó su primer libro, Strangers on a Train, en 1950. Highsmith contó con el consejo de Truman Capote y una residencia en la colonia de artistas Yaddo durante la escritura de su primera novela. Tan sólo al año siguiente de su publicación, se estrenó la adaptación de Strangers on a Train filmada por Alfred Hitchcock, quien para entonces ya era toda una leyenda. Con el tiempo, Highsmith se convertiría en una de las plumas más importantes en la novela policiaca estadounidense. Su serie de libros protagonizada por Tom Ripley recibiría también numerosas adaptaciones cinematográficas.

Strangers on a Train, Alfred Hitchcock: el amo de las adaptaciones libres #culturaquemadura

Al igual que en otras ocasiones, Hitchcock introdujo numerosos cambios al llevar la novela a la pantalla pero conservó la anécdota principal: dos hombres, que se conocen durante un viaje en tren, hacen un pacto para matar a personas que de alguna manera les estorban.  Los personajes son distintos en la novela y en la película. Mientras que en el libro Charles Anthony Bruno es un alcohólico que desea la muerte de su padre, en la versión de Hitchcock sólo se llama Bruno Anthony, además de ser un personaje mucho menos desagradable. Guy Haines, quien desea la muerte de su esposa infiel, es un tenista amateur con aspiraciones políticas en la película mientras que en la novela era un prometedor arquitecto con una carrera ascendente. La famosa escena de persecución que termina en un carrusel no aparece en el libro de Highsmith.

Robert Bloch

Robert Bloch, Alfred Hitchcock: el amo de las adaptaciones libres #culturaquemadura

El autor de Psicosis comenzó su carrera literaria influenciado por H. P. Lovecraft, con quien mantuvo correspondencia durante su adolescencia. Muchos de sus primeros cuentos se suscriben a los Mitos de Cthulhu pero más tarde Bloch evolucionaría hacía la novela psicológica de suspenso y policiaca.  Psycho se publicó en 1959, mismo año en que Bloch recibió el premio Hugo a mejor cuento por “The Hel-Bound Train”. Al año siguiente se estrenó la adaptación de Alfred Hitchcock.

La película, que narra el encuentro entre Marion Crane —una secretaria que acaba de robarle dinero a su jefe— con el asesino serial Norman Bates, dueño del hotel que lleva su apellido. En general, los cambios que Alfred Hitchcock hizo al adaptar la novela tienen que ver más con la construcción de los personajes que con la trama. Mientras que en el libro Norman Bates es corpulento y alcohólico, en la película su imagen es mucho menos amenazadora pero también se convierte en un personaje más ensimismado. En la adaptación cinematográfica los intereses de Bates por el ocultismo y la pornografía no están presentes. En la novela de Bloch, Marion Crane se llama Mary, aunque el nombre se tuvo que cambiar porque la producción averiguó que en Phoenix había una mujer homónima real. La famosa escena en donde Marion Crane muere apuñalada en la regadera, con el acompañamiento musical de Bernard Herrmann, es distinta y más violento en la novela, donde es degollada.

Psicosis se convirtió en la película más influyente de Alfred Hitchcock, a pesar de que en su momento rompió con muchos tabúes de Hollywood respecto a la violencia de las situaciones que ocurren en la trama o detalles como mostrar un inodoro en pantalla. La cinta ha inspirado secuelas, un remake, series de televisión y la película biográfica Hitchcock donde se narra la filmación de este clásico del cine de terror.

Psicosis, Alfred Hitchcock: el amo de las adaptaciones libres #culturaquemadura

Eliud Delgado