Skip to main content
auden

W. H. Auden: “Ya, cuéntame la verdad del amor”

Wystan Hugh Auden (York, Inglaterra, 1907-1973, Viena, Austria), es uno de los poetas más conocidos de la segunda generación del Modernismo literario en lengua inglesa. En 1946 adoptó la nacionalidad estadounidense y en 1963 recibió en Premio Nobel de Literatura. Además de escribir poesía, fue autor de ensayos tanto literarios como académicos. A partir de la década de 1930 su verso tomó un tono coloquial que lo colocó como uno de los escritores más importantes de su época.

Ya, cuéntame la verdad del amor

Hay quienes dicen del amor que es un niño pequeño

y otros que aseguran es un ave;

hay quienes dicen que hace girar al mundo,

otros que eso es absurdo;

y cuando le pregunté al vecino de junto,

pues parecía saberlo,

su esposa se quedó, de hecho, muy confundida

y dijo que preguntar no serviría de nada..

.

¿Se parece a un par de pijamas

o a las botanas que sirven los hoteles sin bar?

¿Su aroma recuerda al de las alpacas

o en realidad tiene un olor agradable?

¿Al tocarlo pica igual que los erizos

o es suave como la borla de los edredones?

¿Tiene orillas puntiagudas o muy suaves?

Ya, cuéntame la verdad del amor.

  .

Nuestros libros de historia lo mencionan

en pequeñas y crípticas notas;

es un asunto muy común

en los barcos Trasatlánticos;

he visto el tema mencionado

en informes de suicidios

e incluso garabateado

al reverso de los mapas de tren.

  .

.

¿Aúlla como un pastor alemán hambriento

o retumba como una banda militar?

¿Podría uno imitar a la perfección su melodía

con un arco o un piano Steinway Grand?

¿Será que en las fiestas se acaba la voz a gritos?

¿Le gusta sólo la música clásica?

¿Se detendrá cuando uno quiera silencio?

Ya, cuéntame la verdad del amor.

   .

.

Busqué en la casa de campo,

jamás anduvo por allí;

intenté río arriba por el Támesis, en Maidenhead,

y en la brisa refrescante de Brighton también;

no supe qué cantaba el mirlo

o qué decían los tulipanes;

pero no estaba en el corral

ni debajo de la cama.

  .

.

¿Será capaz de hacer muecas extraordinarias?

¿Casi siempre se marea al dar vueltas?

¿Se le van los días en correr apuestas

o será que se truena los dedos por deudas?

¿Acaso tiene una opinión personal sobre el dinero?

¿Tendrá suficientes pensamientos patrióticos?

¿Sus anécdotas son vulgares pero divertidas?

Ya, cuéntame la verdad del amor.

  .

.

Cuando llegue ¿será de improviso,

precisamente mientras me pico la nariz?

¿Tocará a mi puerta por la mañana

o me pisará los talones en el camión?

¿Llegará como un cambio del clima?

¿Será cortés o grosero al saludar?

¿Vendrá a cambiarme por completo la vida?

Ya, cuéntame la verdad del amor.

.

.

.

.

O Tell Me the Truth About Love

Some say that love’s a little boy,

And some say it’s a bird,

Some say it makes the world go round,

And some say that’s absurd,

And when I asked the man next-door,

Who looked as if he knew,

His wife got very cross indeed,

And said it wouldn’t do.

.

.

Does it look like a pair of pajamas,

Or the ham in a temperance hotel?

Does its odour remind one of llamas,

Or has it a comforting smell?

Is it prickly to touch as a hedge is,

Or soft as eiderdown fluff?

Is it sharp or quite smooth at the edges?

O tell me the truth about love.

.

Our history books refer to it

In cryptic little notes,

It’s quite a common topic on

The Transatlantic boats;

I’ve found the subject mentioned in

Accounts of suicides,

And even seen it scribbled on

The backs of railway-guides.

.

.

Does it howl like a hungry Alsatian,

Or boom like a military band?

Could one give a first-rate imitation

On a saw or a Steinway Grand?

Is its singing at parties a riot?

Does it only like Classical stuff?

Will it stop when one wants to be quiet?

O tell me the truth about love.

.

I looked inside the summer-house;

it wasn’t ever there:

I tried the Thames at Maidenhead,

And Brighton’s bracing air.

I don’t know what the blackbird sang,

Or what the tulip said;

But it wasn’t in the chicken-run,

Or underneath the bed.

.

.

Can it pull extraordinary faces?

Is it usually sick on a swing?

Does it spend all it’s time at the races,

Or fiddling with pieces of string?

Has it views of its own about money?

Does it think Patriotism enough?

Are its stories vulgar but funny?

O tell me the truth about love.

.

When it comes, will it come without warning

Just as I’m picking my nose?

Will it knock on my door in the morning,

Or tread in the bus on my shoes?

Will it come like a change in the weather?

Will its greeting be courteous or rough?

Will it alter my life altogether?

O tell me the truth about love.

Traducción de Eliud Delgado

A %d blogueros les gusta esto: