Skip to main content

“Un marciano manda una postal a casa”, un poema de Craig Raine

Craig Raine: Un marciano manda una postal a casa

Craig Raine (Bishop Auckland, Inglaterra, 1943) es poeta, narrador, dramaturgo, crítico literario y profesor emérito de la Universidad de Oxford. Entre finales de la década de 1970 y principios de la siguiente fundó el marcianismo con Christopher Reid y Martin Amis. El objetivo de esta efímera  corriente literaria era observar la cotidianidad desde un punto de vista de extrañeza, como si lo describiera un marciano que acaba de llegar a la Tierra.

Un marciano manda una postal a casa

Los Párixes son aves mecánicas con alas múltiples
y algunos son atesorados por sus frases;

pueden provocar que se derritan los ojos
o producir al cuerpo gritos indóloros.

Jamás he visto uno volar, aunque
se posan en las manos algunas ocasiones.

La niebla es cuando el cielo se cansa del vuelo
y reposa en el suelo su maquinaria suave:

entonces el mundo es borroso y libresco,
como los grabados del papel de baño.

La lluvia es cuando la Tierra es televisión.
Tiene la propiedad de oscurecer los colores.

El Modelo T es un cuarto con la cerradura por dentro:
se gira una llave para liberar el mundo

al movimiento, tan rápido que tiene una película
para ver todo lo que puede llegar a perderse.

Pero al tiempo se le amarra a la muñeca
o se le mete a una caja, hace tic-tac con impaciencia.

En las casas duerme un aparato encantado,
que ronca cuando lo levantas.

Si el espíritu llora, lo acercan
a sus labios y lo arrullan con sonidos

hasta que duerme. Pero a veces lo despiertan
a propósito, haciéndole cosquillas con un dedo.

Sólo a los más jóvenes se les permite sufrir
en público. Los adultos van a cuartos de castigo

con agua pero nada de comer.
Cierran la puerta y sufren los ruidos

en soledad. Nadie está exento
y el dolor de cada uno tiene aroma distinto.

De noche, cuando los colores mueren,
se ocultan en pares

y leen acerca de sí mismos;
a colores, con los párpados cerrados.

(Traducción de Eliud Delgado)


A Martian Sends a Postcard Home

Caxtons are mechanical birds with many wings
and some are treasured for their markings—

they cause the eyes to melt
or the body to shriek without pain.

I have never seen one fly, but
sometimes they perch on the hand.

Mist is when the sky is tired of flight
and rests its soft machine on ground:

then the world is dim and bookish
like engravings under tissue paper.

Rain is when the earth is televisión.
It has the property of making colours darker.

Model T is a room with the lock inside—
a key is turned to free the world

for movement, so quick there is a film
to watch for anything missed.

But time is tide to the wrist
or kept in a box, ticking with impatience.

In homes, a haunted apparatus sleeps,
that snores when you pick it up.

If the ghost cries, they carry it
to their lips and soothe it to sleep

with sounds. And yet, they wake it up
deliberately, by tickling with a finger.

Only the young are allowed to suffer
openly. Adults go to a punishment room

with water but nothing to eat.
They lock the door and suffer the noises

alone. No one is exempt
and everyone’s pain has a different smell.

At night, when the colours die,
they hide in pairs

and read about themselves—
in colour, with their eyelids shut.

Craig Raine