Skip to main content
Art Angels: el pop jurásico de Grimes

Art Angels: el pop jurásico de Grimes

Will Butler de Arcade Fire reseña Art Angels, el anticipado nuevo álbum de Grimes. Si bien las coincidencias del refinado rockero con la autogestiva cantante y productora de pop alternativo son contadas, comparten opiniones musicales que pocas veces convergen, además de la residencia canadiense (aunque Butler nació en Texas). Haciendo gala de una gran elocuencia y buen humor, Butler hace una reseña rockera y culta del disco de pop alternativo más esperado del año.

grimes-art-angels.jpg

Existe el mundo de donde la música proviene y también ese otro que la música crea. Algunas veces suena bien afirmar que no importa de qué lugar nos llega la música. Sin embargo, resulta más acertado decirlo cuando la música de la que se habla viene, en el fondo, de tu propio mundo. Es algo paralelo a la idea de que se puede ser un hombre blanco sin cuestionar de verdad la supremacia racial o la misoginia general, pero eso es tema para otro artículo.

Tradicionalmente el pop intenta recrear el mismo mundo donde sus escuchas viven pero con ojos más grandes, de caricatura, y esquinas redondeadas en las mesas. Si eres la víctima, siempre eres alguien intachable; si eres el agresor, siempre eres alguien justo. La música rara (en el más amplio de los sentidos) crea su propio mundo esotérico; inventa sus propias constantes para conectar con ecuaciones de la física que determinan si evolucionara o no la vida en un planeta.

En Art Angels, Grimes proviene en gran medida del mismo mundo que el pop de la década de los dosmiles, pero ella crea un enorme, esotérico y viable mundo que desborda ponzoñosa vida jurásica de toda clase.

Mi problema —mi problema personal— es que crecí con un prejuicio contra el pop de la década de los dosmiles y que la atmósfera del periodo jurásico tiene la proporción equivocada de elementos para mi organismo. Soy más cretácico.

Valoro y admiro Art Angels. Dicho así suena insulso. Más bien es como cuando judíos ortodoxos y mormones se llevan bien y dicen: “respeto tu devoción y es probable que me entiendas mejor que, por decirlo de alguna manera, nadie más en este p… vagón; aunque de verdad, de verdad no me importa mucho Jesús. Pero chócalas por Abraham, el patriarca”.

Art Angels: el pop jurásico de Grimes

Me siento más a gusto con el track “Scream”. Vuelve literal mi sensación de que el álbum habla varios idiomas. Aristophanes, una MC taiwanesa, rapea en Mandarín. Grimes produce y sólo se le escuchan gritos. Caray, me encantan las letras en otros idiomas. Logran apagar toda clase de circuitos arrogantes y dogmáticos en mi cerebro. La barrera del idioma es un filtro a través del cual sólo el carisma puede pasar. Aristophanes es extremadamente carismática. La producción de Grimes es carismática. Es una obra divina y humana. Me hace pensar en RZA solo, allá en los noventa, haciendo samples e impulsando y reconstruyendo tecnología. Me hace pensar en Prince, solitario, sentado frente a una batería en una habitación tapizada para aislar el ruido, escuchándose a sí mismo en los audífonos. Me recuerda a los monjes irlandeses mientras salvaban a la civilización, letra por letra sobre sus escritorios, quemándose las pestañas trabajando.

Art Angels: el pop jurásico de Grimes

En “Scream” hay una alegría furiosa por lo bien que encajan las piezas en conjunto. Se siente como resolver un caso de asesinato.  Se siente como Elías al invocar la lluvia de fuego sobre los sacerdotes de Baal. (La historia es más o menos así: Elías y los sacerdotes están ofreciendo sacrificios. Cada quien tiene una vaca en su altar y los sacerdotes intentan invocar fuego de su dios para encenderlo. No lo logran y Elías pone cara de “¿Tienen algún problema? ¿Se les durmió su dios? ¿Fue al baño?” y luego de ”Suelta el agua sobre mis troncos. Otra vez. Otra vez” y entonces “PUM”, el fuego cae del cielo y Elías ahora tiene expresión de “Vamos a matar a estos tarados”. Es demasiado extremo.)

En el otro extremo, la canción “Artangels” me trae las mismas sospechas que siento con “She Moves in Mysterious Ways”. Me sigo preguntando si tanta funkitud se justifica. No hay razón para mi duda; es un prejuicio.

Hay muchos filtros de barrido sobre el bajo y la batería, ya sea al inicio, al final o a la mitad de las canciones y de inmediato eso me hace sentir como si estuviera escuchando “I’m blue boo da be dee da boo die dio daba dee die”. Esa era la canción que se oía en todos lados cuando era adolescente y la odiaba. Todavía la odio.

Art Angels: el pop jurásico de Grimes

En el pasado he superado mis prejuicios musicales. Antes no podía soportar a Bob Dylan ni a Bob Marley; había demasiados patanes ignorantes, borrachos y drogados, que los idolatraban profundamente. En el caso de Bob Marley, escuchar a The Congos en mis veintitantos me hizo darme cuenta de que en el reggae había un mundo muy loco y hermoso del que me estaba perdiendo. En el caso de Bob Dylan, terminé por dar mi brazo a torcer porque, ay, es importante para la cultura. Me pasó lo mismo con Prince el año pasado.

Art Angels: el pop jurásico de Grimes

Prince es, obviamente, una refinada piedra de toque para hablar acerca de Grimes. “Can’t you see the enemy just isn’t me tonight?” (“¿No puedes darte cuenta de que simplemente no soy el enemigo esta noche?”) canta Grimes en “Butterfly” y después canta sobre mariposas, posiblemente como una metáfora, aunque también es posible que tan sólo cante literalmente sobre mariposas. Un movimiento clásico de Prince: hablar de sí mismo y de la opinión publica sobre él pero también decirlo mientras hace una música dance impresionante; pero a la vez usar su propio lenguaje religioso y decir algo sobre, no sé ¿la violencia con armas de fuego? e intentar meterse en tus pantalones, “si gustas, baby”… pero en realidad es que yo ohh… la verdad es que mmmmtikky tikky tikki tikky burntz burntz burntz.

Art Angels: el pop jurásico de Grimes

Grimes es una genuina constructora de mundos. Pudo haber creado mundos enormes y tan convincentes como para cambiar la percepción de muchísimas personas sobre el mundo real. Parece una frialdad permanecer al margen de la creación de Grimes y juzgarla. Es como observar el Big Bang desde otra dimensión: el calor y las partículas vuelan, toda la vida futura bullendo hacia sí misma, el globo de la realidad en expansión. Pero desde mi perspectiva, aplanada. Bajorrelieve. Es como la propia Grimes canta —supongo— en “Flesh Without Blood”: “I have heard the mermaids singing, each to each/I do not think that they will sing to me/We have lingered in the chambers of the sea/By sea-girls wreathed with seaweed red and brown / Till human voices wake us, and we drown” (“Oí a las sirenas cantando, una a otra/no creo que canten para mí./ En habitaciones marinas nos quedamos/ con muchachas del mar coronadas por algas rojas y cafés/ hasta que voces humanas nos hacen despertar, y nos ahogamos”).

Esta reseña apareció en inglés originalmente en The Talk House.

Will Butler 

(Traducción de Eliud Delgado)

0 ideas en “Art Angels: el pop jurásico de Grimes